A p o l o g i a s

Por: Donald Molinari.

-A todas las mujeres, que en el camino han dejado su vida en su lucha por forjar un mundo diferente.
-La lucha femenina en un mundo machista y misógino…

Como resultado de la lucha incansable de las mujeres, cansadas de ser consideradas objetos, instrumentos de trabajo y medio sexual, quienes desde el siglo XVII, carecían de igualdad jurídica, libertades y de derechos políticos, derechos de los cuales únicamente tenían acceso los hombres, dando origen al movimiento feminista cuyo objeto era eliminar la discriminación de la mujer en la participación en la toma de decisiones en especial al de la igualdad, libertad y de sufragio, derechos que eran considerados exclusivos del hombre (sic).

Después de la segunda guerra mundial y habiéndose aprobado la Declaración Universal de los Derechos Humanos por la Organización de la Naciones Unidas ONU, el día 10 de Diciembre de 1948, se consideró incluir el derechos de las mujeres, sin embargo, no consideraba el plena integración de las mujeres, fue hasta el año de 1979, que la Asamblea General de las Naciones Unidas, aprobó la Convención sobre la Eliminación de todas las formas de Discriminación en contra de la mujer, en especial el del sufragio; Convención que obligo a todos los Estados miembros a eliminar la discriminación en contra de la mujer y avanzar en la igualdad de derechos públicos y privados.

En México, en el año de 1953, a medias tintas los derechos de las mujeres son elevados a rango Constitucional, ya que les otorgaba el derecho al voto pero les impedía a ser votadas, lo que obligo a las mujeres mexicanas a insistir en sus demandas de igualdad y que sumadas a los movimientos internacionales y al uso de los derechos que les concedía la Declaración Universal de Los derechos Humanos, han logrado avanzar y ser parte en la toma de decisiones políticas del país, empero, aun es maquillada y a medias tintas en un medio machista y misógino.

Hablar de Democracias, es hablar de equidad, libertad y de igualdad, sin embargo, en México aún dista de ser realidad, “Democracia”, que aún, dista mucho de ser realidad, toda vez que a pesar de los logros obtenidos por los movimientos femeniles, al estado mexicano no ofrece el pleno derecho a las mujeres en la participación en la toma de decisiones, no obstante que desde el año 2014, se insertó en la Constitución federal la paridad en las postulaciones a cargos de elección popular y se obligó a los partidos políticos su inclusión, pero aun así, existe el rechazo hacia las mujeres, rechazo, que dénosta y ofende las capacidades de las mujeres.

En nuestro medio local, ya no se diga, ya que Huixtla, ha parido a grandes mujeres, que sin lugar a dudas han sido parte en el forjamiento de nuestro municipio, pero que tampoco, se les ha permitido crecer a consecuencia de la idiosincrasia que nos esclaviza y hoy, quiero referirme en particular a una mujer que deja huella en su andar que en virtud a su temple y carácter, obvio, que en nuestro medio machista y misógino la demerita, basados en el mezquino afán de frenar sus metas y sus objetivos a los cuales todo ser humano tiene derecho, a vivir una vida privada sin intromisión de ninguna índole, publica, con escrutinio basado en el respeto y política, con la libertad de ejercer ese inalienable derecho tutelado por la Declaración universal de los derechos Humanos y por la misma carta magna de México. Derecho, que ya no es exclusivo de los “hombres”, más no obstante en el “cuchupo”, se juntan para impedir el libre paso político a la mujer, verbigracia, en el actual proceso electoral.

Olvita Palomeque, deja huella en su andar, ya que desde hace mucho sin ningún interés político ha caminado la geografía municipal y conoce la grave problemática social que mantiene atrapado al municipio y que no le ha permitido lograr un desarrollo sustentable y claro está, que después de 10 años de estar recorriendo cada comunidad y de llevar soluciones a la gente que más lo necesita es producto de denostaciones y de expresiones despectivas no solo de la misoginia sino de hasta de su mismo género, que si bien es cierto, que por el simple hecho de ser OLVITA, causa prurito y escozor a sus detractores políticos, olvidándose que Olvita, también es un ser humano y una mujer y como tal, también, es hija, hermana, madre y amiga, que le duele igual el dolor ajeno, contrario de aquello que disfrutan y se satisfacen con el dolor ajeno.

Mujer que no deja de ser una dama, como damas son todas las mujeres que llenan este mundo y por el simple hecho de serlo se merecen respeto, “los caballeros no tienen memoria” y no es de caballeros ni de “hombres”, denostar los defectos y virtudes de una mujer por el simple hecho de serlo. (Sic).

Enhorabuena Olvita Palomeque Pineda, ¡adelante siempre adelante! poniendo en alto el buen nombre de la mujer huixtleca y la o el que se considere libre de pecado que lance la primera piedra.

Honor a quien honor merece, con una felicitación especial a todas las mujeres del mundo con motivo a la celebración del día internacional de la mujer, convencido que a la mujer se le debe de celebrar todos los días.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *