Abandonada la Plaza de la Marimba

Huixtla, Chiapas a 8 de enero.- Lo que era el punto de encuentro para escuchar la marimba, orgullo de nuestra entidad, se quedó en el abandono.

Desde los tiempos del edil Carlos Martínez, se decidió darle otra imagen a la estación de ferrocarril colocando en uno de sus costados la llamada Plaza de la Marimba, a donde en tiempos de no lluvia cada fin de semana el Ayuntamiento pagaba a marimbas de la localidad para que ejecutaran sus piezas en esa plaza. Incluso, personas que gustaban de ese género acudían a bailar de manera gratuita.

En un principio la plaza tuvo una jardinera al centro, pero con la llegada del alcalde petista Fernando Acosta, decidieron tirar esa construcción para dejar todo el patio libre, colocaron un domo que sirvió más para que el comercio ambulante hiciera de ese sitio su lugar preferido para el ambulantaje.

Por orden de los nuevos dueños de la concesión de la línea ferroviaria, se ordenó al entonces edil Acosta Rincón tirara el domo ya que no se contó con el permiso para construir la plaza en ese sitio y mucho menos para la edificación del domo. Ya no tuvo tiempo Acosta Rincón hacer cumplir ese mandato ni tampoco Porfirio Lugardo hizo algo por ese espacio, pues sólo se dedicó a explotar el terreno al cobrar el derecho de piso a locatarios ambulantes.

Con José Luis Lapara nada pasó, el domo siguió en su sitio, pero esta vez la plaza ya no pertenecía a la marimba, sino a los ambulantes. La placa colocada con la letra Huixtla desapareció al igual que la placa metálica con los nombres de conocidos músicos ejecutantes de ese instrumento.

En tiempos de Régulo Palomeque se hizo el compromiso de limpiar el sitio de ambulantes para que la plaza recobrara su objetivo principal: ser una plaza para escuchar la marimba. Sin embargo este edil tampoco le dedicó tiempo y dinero, mucho menos ha hecho algo por mejorar el entorno ya que ahí es sitio de reunión de personas centroamericanas y uno que otro malandrín. El domo fue retirado, parte por un accidente de una máquina locomotora y parte porque se dio la orden de desaparecer el domo, sin que se sepa en dónde quedaron esas estructuras. Se dijo en un principio que sirvió para ubicar un domo en la colonia serrana del ejido Morelos.

Hoy, la plaza de la marimba permanece en silencio, no hay más música de marimba, y sí en cambio en sus alrededores la música de personas que venden discos compactos llena ese espacio. El comercio ambulante en sus alrededores está al día, pero no así la promesa de la actual administración de preservar esos sitios tradicionales para el huixtleco. Nota de MMs.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *