AGUILA BICEFALA

Por: José Ranulfo Torres Castillo
SOBRE LOS DESPLAZADOS DE CHENALHÓ Y LA CARPETA DE INVESTIGACIÓN CONTRA BURÓCRATAS

Imagina por un momento que eres despojado de tu hogar y llegas a Palacio de Gobierno a pedir que se te atienda conforme a derecho. Pero al llegar, te encuentras que nada le importa al gobernador en turno porque no eres parte de la sociedad “fifi”, porque tu mamá no tiene una Plaza Comercial ni tienes amigos “influyentes” en la política.

“Que quieren aquí, si en el albergue tienen bastante agua y comida” les dijo fríamente el Subsecretario José Alberto Gordillo Flecha, enviado por el gobernador MAVECO para atender a los desplazados de Chenalho, Ejido Puebla y Chalchihuitán que se mantienen en plantón indefinido a las afueras de Palacio de Gobierno desde el pasado miércoles. Como si se tratara de animalitos a los que solo hay que pasarles agua y comida.

Se ha roto el tejido social en las montañas de Chiapas, los desplazados de Chenalhó son la triste realidad de lo que pasa con nuestros indígenas, que son tratados con la punta del pie por parte de las autoridades que deberían de garantizar el derecho a una vida plena.

La fórmula del gobernador para resolver este conflicto ha sido simple: Ignorarlos hasta que se aburran. A balazos fueron desalojados aquella noche del 26 de mayo de 2016, hace ya casi tres años por un grupo paramilitar, el motivo: un conflicto electoral entre candidatos municipales del PRI y el VERDE. Desde esa fecha no han regresado a sus hogares más de 100 niños, algunos ya en edad escolar que deberían estar aprendiendo a leer y escribir y no pasando frio y humillaciones en las carpas que hoy son sus hogares.

“Debe ser un chiste que Velasco pretenda la presidencia en el 2024” afirmó Diego Cadenas, presidente del Centro de Derechos Humanos Ku’untik, quien ha desarrollado desde hace muchos años de manera destacada su labor de defensor y activista de derechos humanos, superando de manera evidente a la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH), que preside el burócrata Juan José Zepeda Bermúdez.

Si la política es el arte del consenso, MAVECO ha quedado a deber no solo a los desplazados de #Chenalhó, sino también a la base burocrática que se quiere sacudir como trapos viejos sin pagarles, ahora intimidando a dos de sus líderes Margarita Zepeda López y Amanda Zorrila Martínez mediante una carpeta de investigación difundida ayer en redes sociales. Burócratas, magisterio, desplazados y campesinos mantuvieron tomadas importantes avenidas en distintas regiones del Estado el día de ayer exigiendo el cumplimiento de sus demandas.

Desde el helicóptero donde siempre viaja el aun gobernador de Chiapas no puede ver la triste realidad en que se encuentra el Estado. Él no sabe de baches porque desde los cielos todo es perfecto, no hay quien le proteste desde las nubes.

Los desplazados han logrado subsistir gracias a la sociedad civil y organizaciones sociales que se han solidarizado con ellos, llevándoles víveres y ropa al plantón que mantienen en la Capital. Este problema es de los más antiguos sin resolver de la administración saliente.
El siguiente poema; “Los Nadies”, de Eduardo Galeano fue compuesto en 1940 y parece que nada ha cambiado hasta hoy. Estos versos reflejan a cabalidad la situación en que se encuentran los más pobres de nuestro Estado:

LOS NADIES
Sueñan las pulgas con comprarse un perro
y sueñan los nadies con salir de pobres,
que algún mágico día llueva de pronto la buena suerte,
que llueva a cántaros la buena suerte;
pero la buena suerte no llueve ayer, ni hoy, ni mañana, ni nunca,
ni en lloviznita cae del cielo la buena suerte,
por mucho que los nadies la llamen
y aunque les pique la mano izquierda,
o se levanten con el pie derecho,
o empiecen el año cambiando de escoba.

Los nadies: los hijos de nadie, los dueños de nada.
Los nadies: los ningunos, los ninguneados,
corriendo la liebre, muriendo la vida, jodidos, rejodidos:
Que no son, aunque sean.
Que no hablan idiomas, sino dialectos.
Que no hacen arte, sino artesanía.
Que no practican cultura, sino folklore.
Que no son seres humanos, sino recursos humanos.
Que no tienen cara, sino brazos.
Que no tienen nombre, sino número.
Que no figuran en la historia universal,
sino en la crónica Roja de la prensa local.
Los nadies, que cuestan menos que la bala que los mata.

Un fraternal abrazo del #AguilaBicefala.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *