ESTAMPA PUBLICA. 07 DE SEPTIEMBRE DE 2018

Por : David Torres Antonio.
DESDE MI ARCHIVO.

En mayo de 2002, Moisés Bremerman Gordillo ( QEPD), me entregó un legajo donde se habla de la llegada del mensaje de Alcohólicos Anónimos a la ciudad de Huixtla, Chiapas. Así mismo la fundación del primer grupo, en esta ciudad.

El autor de esta columna, transfiere tal remembranza, sin quitarle ni ponerle, sino tal como está el original. El mérito es para quien fuera mi dilecto amigo: MBG.

LA LLEGADA DEL MENSAJE DE ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS A LA CIUDAD DE HUIXTLA, CHIAPAS; Y FUNDACIÓN DEL GRUPO.
Transcurría el año de 1973 específicamente en el mes de octubre, en esta bella y calurosa ciudad de Huixtla con su clásico trino de los pájaros que anidan en los arbolitos de laurel, y que dan gracias a Dios en la mañana por el nuevo día, y por las tardes los alimentos recibidos durante el día y sus acontecimientos diarios.

Huixtla, una ciudad como todas con su ir y venir de sus habitantes, unos a sus labores cotidianas, otros a su trabajo o a su comercio. Los niños como siempre corriendo, otros haciendo comentario de sus travesuras y sus aventuras que hacían en el río Huixtla, que servía de balneario público.

Y así como unos caminaban para su trabajo y los niños a las escuelas, otros caminábamos presurosos en busca de la cantina de nuestra preferencia a curarnos la cruda del día anterior.

También como en otros lugares del mundo se veían mujeres corriendo llenas de terror y de pánico, a esconderse del marido borracho que legaba a quebrar trastes y quemar la ropa como en mi caso, y lo peor de todo es que entre las mujeres que corrían iba la mía y mis hijos. Mi manera de beber y la de otros amigos y habitantes de esta ciudad alteraba el orden y daba motivo de que en varias ocasiones nos llevaran al tambo, bote o chichera como se le puede llamar a la cárcel pública.

Y también por motivos de la borrachera se generaban dificultades que llegaban a terminar con familias enteras o ponían al borde del divorcio como en mi caso.

Felices por los que no fueron alcanzados por el alcoholismo. Que es una minoría, porque la mayoría sucumbimos ante la alegría ficticia y sufrimiento moral que causaba nuestra manera descontrolada de beber.

De esta manera como muchos lugares del mundo nos debatíamos y nos hundíamos en nuestro alcoholismo sin que Dios se acordara de nosotros. ¡Pero cómo se iba a acordar de nosotros, si en nuestras mentes alcohólicas, dependíamos del alcohol, no de Dios!.

Pero como hijos de un padre bondadoso, atento al sufrimiento no podía olvidarse de nosotros, como lo ha hecho con todos los que sufrimos con el alcohol, que actualmente sabemos que es una enfermedad. Y se vale de otros hijos suyos hermanos nuestros como lo explica en la Biblia en el Éxodo 2, versículo 23,25 que escucha a su pueblo.

Y de esa manera comienza su ayuda, y le envía a un libertador que rescate a su pueblo de la esclavitud y dolor Éxodo 3 versículo 10,13. En la Biblia se vale de dos hombres: Moisés y Araón y en nuestro caso se vale de dos hombres : Will y Bob a liberar del dolor y del sufrimiento, que causa a sus hijos la enfermedad insidiosa del alcohol y esto se realiza de forma espiritual, o sea, bajo el amparo de nuestro Ser Superior ( Dios ) quien es el Ser que escucha el sufrimiento, el dolor y la miseria de nosotros los enfermos alcohólicos , por ese apoyo de Dios, el programa de Alcohólicos Anónimos es espiritual.

Y así como Dios libera del pecado así también libera del alcoholismo a quien se le pide de corazón y fe. Y de esa manera gracias a Dios y de otro hombre Alberto C. que radicaba en la ciudad de Tuxtla, Gutiérrez, y que era agente vendedor de ropa llega hasta nosotros el mensaje del programa de recuperación de Alcohólicos Anónimos.

Era el mes de octubre en sus primeros días del año de 1973 y el primer contacto o doceavo fue el compañero Horacio A., quien a su vez invitó a sus compañeros: Efraín L., Gonzalo T., Tiburcio M., y cuando me pasa el mensaje el compañero Horacio nos dijo el compañero Alberto C., que podíamos hacer nuestra primera junta, la cual la hicimos en una banca de cemento que se encontraba en la esquina del parque , en donde se encuentra actualmente el reloj del parque central de Huixtla, misma que nos sirvió para hacer cuatro juntas más, el compañero venía cada quince días y coordinó por primera vez, pues nosotros como es natural desconocíamos el programa, pronto el grupo creció a ocho compañeros de los cuales no recuerdo sus nombres, el compañero Alberto C., nos invitó a su cuarto que ocupaba en el hotel Suárez donde hicimos tres juntas.

El compañero Alberto C., dejó de venir un mes y nosotros queríamos seguir reuniéndonos, le suplicamos al sacerdote católico Aurelio Salas, nos permitiera reunirnos en el salón parroquial, ahí hicimos dos juntas y por falta de membrecía nos quedamos en la puerta del templo, hicimos ahí una junta en eso salió el Padre, al conocer el programa nos invitó que hiciéramos las juntasen su casa habitación en Avenida Galeana Núm. 38 de esta ciudad.

En la primera reunión que celebramos en la casa del Padre Salas llegó invitado por un compañero Adelín G., y como el Padre salió de vacaciones nos dijo, que podíamos volver al salón parroquial, pero no fue así porque el compañero Adelín G., nos ofreció su casa en González Ortega sur Núm.4 de esta ciudad.

A la segunda reunión en González Ortega Sur Núm. 4 nos dio la sorpresa el compañero Alberto C., con su presencia y nos sugirió ponerle nombre al grupo, unos compañeros sugirieron el nombre de San Francisco, otros que Tuxtla, porque de Tuxtla llegó el mensaje pero el compañero Alberto C., nos dijo que el nombre debería de relacionarse con Huixtla.

Esa noche llegó un compañero nuevo que por cierto fue a la única junta que asistió, y él fue el que propuso que se le pusiera al grupo el nombre de Tehuixtlán nombre que le quedó al grupo, que funcionó cuatro meses en la dirección de González Ortega Sur Núm.4 de esta ciudad.

El grupo Tehuixtlán inició sus actividades los primeros días de enero de 1974, en esos días se ausentó de nosotros el compañero Alberto C., por cuestiones de salud. Pero nuestro Ser Superior no nos abandonó, y nos mandó a otro compañero Jorge T ( Coco ) como todos le decíamos de cariño y que nos apoyó de forma especial pero también por motivos de trabajo y compromisos personales dejó de venir, en ese tiempo hacíamos tres juntas por semana: martes, jueves y domingo, esto pienso yo que dio lugar a que la membresía se fuera reduciendo, hasta yo recaí, pero en uno de esos días vino Jorge T ( Coco), y comenzó con dedicación a ayudar a los únicos miembros que se conservaban firmes, el compañero Adelín G., que a penas en esas fechas era el único sobreviviente del grupo Tehuixtlán y nos reunió a los recaídos para que perseveráramos y que no aflojáramos, pues nos dijo que en unos cuantos días más vendría de Tapachula un compañero que trabajaba en la Coca Cola, Oscar G., y que él viviría aquí y que él nos iba a apoyar.

En efecto así fue de la persona que nos hablaba CocoT., era del compañero Oscar, que militaba en el grupo Cinco de Octubre de Tapachula, quien quiso y luchó por levantar el grupo Tehixtlán pero ya no se pudo, incluso pagó la renta del local, pero fue por demás y como el único sobreviviente era el compañero Adelín, quien a escasos días de cumplir su primer aniversario y de asistir a una Convención que se realizó en la Paz Baja California.

Así termina la primera etapa de Alcohólicos Anónimos en nuestra ciudad de Huixtla.
De la misma manera y por gracia de Dios germinó la semilla sembrada por Dios, en Will, Bob, Alberto C., Coco T., Oscar G., Horacio A., y Javier C., y digo la gracia de Dios por lo siguiente:

Varios amigos cristianos católicos, en una reunión que tuvimos en el mes de enero de 1975, en la cual todos tomamos la decisión de dejar de beber, cada uno por su lado, nos costó mucho porque quisimos hacerlo con fuerza de voluntad los que ahí nos reuníamos, éramos : Ricardo Ever R., Enrique I., Javier C., Oscar G., y Moisés B., , de los cuales casi todos somos actualmente miembros de Alcohólicos Anónimos . En la calle Belisario Domínguez poniente Núm. 5 en donde se encuentra actualmente el Hotel el Diamante, lugar donde se celebró por primera vez un aniversario de Alcohólicos Anónimos en nuestra ciudad. Y era como el sexto u octavo en Alcohólicos Anónimos del compañero Oscar G.,persona que Coco nos había dicho que iba a venirse a vivir a Huixtla.

Esta es la chispa que prendió la llama, pues vinieron invitados de Tapachula y ellos nos invitaron a perseverar en el programa de recuperación Alcohólicos Anónimos y así lo hicimos, nos reuníamos cada tercer día en una cervecería que tenía el compañero Enrique I., en el fondo del patio. En la segunda reunión que hacíamos en el patio de la cervecería, nos dijo el compañero Alberto C., el compañero que venía de Tuxtla y trajo el mensaje y nos hizo ver que se veía mal que Alcohólicos Anónimos se reuniera en una cantina hasta el grupo era informal pues no teníamos literatura ni tribuna.

Por esa razón buscamos la forma de darle seriedad al grupo y pensábamos buscar un local pero en ese tiempo no se practica dentro de nosotros la Séptima, por eso un invitado que asistió esa noche ofreció su casa para la junta del próximo domingo, para esta junta vendría apoyo humano de Tapachula, vinieron como unos diez compañeros y nosotros éramos como siete pero cuando llegamos al domicilio donde se iba a llevar a cabo la junta, el amigo estaba acostado en cruz en el piso de su casa, pues había recaído, en ese momento pensamos en dónde se haría la junta, y Dios que todo lo pone me dijo al oído, al Hotel Molano, entonces recordé que en el hotel tenía un local para restaurante que no funcionaba y me dirijo al dueño del hotel y recuerdo que me dijo, te presto el local pero si me quiebran algo me lo pagas y eso porque le dije que era para una junta de Alcohólicos Anónimos, consiguiendo el local regreso para donde estaban los compañeros esperando , de ahí nos fuimos al hotel, se inició la junta como a las seis de la tarde y era el seis de Mayo y como no había plan de trabajo la junta fue de terapia y se practicó la Séptima Tradición, también en ese aspecto el apoyo fue de Tapachula, pues se obtuvo de séptima aproximadamente $ 248.00 ( doscientos cuarenta y ocho pesos) era la primera vez que teníamos dinero en el grupo, y quien sabe que hubiéramos hecho con ese dinero, de no ser que.

Uno de los compañeros de Tapachula que su nombre no viene a mi memoria se levantó de la silla y preguntó cuánto cuesta el alquiler de una casa, alguien de los presentes de Huixtla dijo $ 25 o 30 pesos, entonces dijo el compañero de Tapachula, tienen dinero para varios meses de renta y póngale al grupo Seis de Mayo la fecha de hoy, recuerdo a muy pocos compañeros de los que nos reunimos en la formación del grupo Seis de Mayo y ellos son los compañeros Ciro, Coco, Enrique, Javier, Moisés y los que no me acuerdo.

Yo no sabía que al aceptar el programa de Alcohólicos Anónimos, se ampliaría para mi vida y el bienestar de mi familia-. Todo esto por el amor de Dios, la obediencia, la tolerancia y la comprensión de todos los alcohólicos anónimos.

Por los compañeros que ya se nos adelantaron ruego a Dios por ellos, Ciro, Coco y los demás que sin conocerlos disfrutaron de la sobriedad que solamente la da el programa de Alcohólicos Anónimos.

El día 7 de mayo de ese año de 1975 nos dimos a la tarea de buscar un local, y lo encontramos en Galeana Norte Núm. 58 de esta ciudad, donde empezó a funcionar, lugar que permitió que aumentara la membresía a tal grado que de ahí se derivaron otros grupo: San José, Sobriedad y Casa Hogar.

Todos estos grupos han dado sobriedad Y bienestar a muchas familias que así lo manifiestan en tribuna y yo soy una de estas familias, gracias Dios por ser un enfermo alcohólico en recuperación, 27 años de sobriedad.

24 horas Moisés B. en mis XXVII aniversario.
Huixtla, Chiapas; a 6 de mayo del año 2002.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *