ESTAMPA PÚBLICA

Por : David Torres Antonio.

DE ENTRADA.
Aquí como siempre con los comentarios, viendo este panorama político, económico y social. El Estado se está desmoronando: Los trabajadores de las dependencias de salud, nadie los escucha, sus protestas como un grito en el desierto. Sin embargo El güerito, inaugurando clínicas, cuando ni siquiera medicamentos tienen los derechohabientes.
LAS DELICIAS DEL AYER.
Las Delicias es una comunidad de la parte sur del municipio de Huixtla, Chiapas. E aquí el por qué el nombre de Las Delicias. Cuenta don Fernando Rojas García, un hombre que desde niño vive ahí, y sigue viviendo. Es de los que tiene muchos apuntes en libretas, periódicos y revistas. En lo particular lo he abordado no una vez sino muchas.

Parte de sus comentarios de don Fernando. El nombre de Las Delicias, se deriva de un lugar del Estado de Chihuahua (ciudad Delicias). De aquel lugar llegó a Huixtla alguien en busca de refugio y ver la forma de cómo hacer dinero. Aquel fulano, vio que las tierras del municipio de Huixtla eran fértiles, caminó rumbo al sur de aquel lugar, allá por el año de 1910. Se estacionó a unos 8 kilómetros, observó que era el lugar indicado para su propósito un alambique, que consiste en algo así como una fábrica de hacer aguardiente.

No se duda que fue el primero en llegar a lo que es hoy la colonia Las Delicias, se cree que después de un tiempo de radicar en ese lugar, se dio cuenta que el producto para hacer las bebidas embriagantes era la caña, tierra fértil para ese producto, materia prima para lo que aquel personaje buscaba, sacar clandestinamente aguardiente con rumbo a Comitán y otras lugares del Estado de Chiapas.

En aquellos ayeres todo era rudimentario, se encontró en unos de los patios de la señora Amanda Blas Torres, ya fallecida; un perol grade donde se cree que cocían los ingredientes para las bebidas “ espirituosas” que para sacarlas lo hacían en mulas, debido a que no había otro medio de transporte, la carreta y el caballo.

Aquellos animales (mulas) no había en la parte sur del municipio de Huixtla, se podían comprar en el norte del municipio parte de la sierra madre de Chiapas, servían para sacar la carga a las ciudades, pues por aquellas épocas, estaba en su apogeo el café, cuando era garantía ser cafetalero, como también era garantía ser priista.

Pero siguiendo con el personaje que llegó a lo que hoy es Las Delicias, allá por el año de 1910, nadie da razón como se llamaba, si regresó a su lugar de origen, o se fue a otro lugar del Estado, cuáles eran sus apellidos, sólo se dice según “el tío Nando Rojas”, era un tipo alto de estatura, delgado, blanco, barbado, vestía tipo norteño, de botas, camisa manga larga y de sombrero.

CAMINOS DE TERRACERÍA.

Las Delicias al igual que otras comunidades de la parte baja del municipio de Huixtla, sus primeros pobladores no tenían otro medio de transporte, que el caballo y la carreta, o bien viajaban a pie, pues la bicicleta hace 50 años muy poco. Pero permítanme decirles que el primero que pasó por Las Delicias, en bicicleta, porque viajaba de Huixtla al cantón El Cedral a dar clases el maestro Jaime Rodríguez Maldonado, uno de los primeros ciclistas en Huixtla, como también lo fue el finado José Luis Carballo Guzmán y otros que se me escapan de mi mente.
Cuentan los viejos que el primer carro de pasaje de Huixtla a la parte baja, fue del finado Manuel Espinosa Ventura, aquel que por decir hermanito decía “ nito”, subía al carro: gallina, guajolote, pato, tortuga, casquito, iguana, pescado, maíz, y otras cosas.
Pero no faltaba quien le pidiera un “ ray” o un aventón, y el viejo no se negaba, pues al bajar le daban las gracias, a lo que él les decía “ mira nito, yo te voy a cobrar, págale a él, señalaba el carro, es parte de la historia de este personaje, que tuvo mucho dinero y propiedades cosistente en terrenos.

LA GOLOSA DE BETO ROJAS.

La Golosa si la conocí, fue una de los carros de transporte de Francisco I. Madero a Huixtla, el propietario don Beto Rojas, sólo se hacía un viaje en el día, así empezó pero después se hacían dos viajes, no había carretera, todos los caminos eran de terracería.
La Golosa se estacionaba donde hoy es la Casa Ejidal, para ganar asiento había que llegar con tiempo, no era prohibido viajar en estado de ebriedad, se podía fumar, tomar, gritar, hasta ahí todo era normal, grandes pláticas y todos nos conocíamos, había aquello de que todo mundo te decía “ adiós”,” que te vaya bien manito”, los jóvenes para saludar a los viejos, se quitaban el sombrero y a los abuelos se les besaba la frente.
En una ocasión Toñito se le pasó no saludar a don Inés José de La unión, pues don Inés, cuando encontró al papá de Toñito, le dijo “mirá Chencho, corregí a tu hijo, lo encontré el otro día, pasó junto a mí y ni siquiera volteó a verme y menos saludarme”.

LAS ESCUELAS PRIMARIAS.

Lo que a continuación les voy a narrar, son cosas del pasado, me remonto a 60 años atrás, lo viví y no me dejarán mentir mis contemporáneos, muchos de nosotros íbamos a la escuela a estudiar únicamente hasta el tercer grado si era mucho, sino hasta el segundo; ya para estudiar cuarto, quinto y sexto grado, había que viajar a la ciudad de Huixtla, por aquellas épocas, las escuelas de organización completa : La Cuauhtémoc, La Rea, La Belisario Domínguez, había y sigue habiendo un colegio que por aquel entonces no cualquiera entraba a estudiar ahí, me refiero al colegio Huixtla, por ahí se fundó otra escuela primaria hace más de 50 años, la “ Club de Leones” en la que yo estudié cuarto, quinto y sexto grado. En cuarto con la profesora Gloria Fuentes Díaz ( qepd) quinto y sexto, con el profesor Eduardo Rosembert Camas López ( qepd ).

ESCUELA SECUNDARIA ÚNICA.

Soy de la generación 1967-1970 de la escuela secundaria “Benemérito de las Américas” de la ciudad de Huixtla. No había secundaria en ninguna de las comunidades de la parte baja del municipio de Huixtla y se cree que también en los municipios de Tuzantán y Villa Comaltitlán.

A la secundaria en mención llegaban a estudiar los de Tuzantán y Villa Comaltlán, pues éramos un solo turno, 12 o 13 salones con más de 60 alumnos cada uno, estaba donde hoy es la Casa de la Cultura.

Tendrá como 5 años fui al archivo de la escuela secundaria, me permitieron la entrada, tomé nota de los nombres de los alumnos de la generación en la que yo egresé, los publiqué en el Diario El Informador de Huixtla y Noticias de Chiapas de Tapachula.

RIOS FAMOSOS.
Estoy hablando del municipio de Huixtla, y tratándose de ríos: Río Huixtla y Río El Escobo. El primero tenía peces, las señoras llegaban a lavar y agarraban de lavadero las piedras más grandes, llevaban sus ollas y pescaban sardina. Era bonito y agradable bañarse, nadar y echarse aquellos clavados en aquellas famosas piedras: La Piedra Pache y la Piedra de los Japones.

Cabe hacer mención del Río El Escobo, éste se formaba de la unión de dos corrientes la del Río Huixtla y la del Río Huehuetán, que desembocaban por el rumbo donde hoy el cantón San Fernando. Estos dos afluentes la del Río Huixtla y la del Río Huehuietán, hacían el Río El Escobo, que desembocaba en la pampa “La Cantileña”, lugar donde había muchos peces, pululos, lagartos, animales de concha, y hasta culebras ponzoñosas.

UNO DE LOS PRIMEROS QUE V IVIÓ ALLÁ POR EL RUMBO DEL RÍO EL ESCOBO.
Uno de los que se animó ir a vivir a aquel lugar por el rumbo del Río El Escobo, don Abraham Rueda Trujillo a quien de sobre nombre le decían Abraham “El Loco”, por aquello de que platicaba mucho y decía cosas que muchos no lo creían, como decir que el agua iba a valer más que la leche, algo así como profeta y ya ve usted, la gente nada les gusta, les daba risa y más cuando don Abraham les decía que todo aquello como montañas, animales y otras cosas se iban a acabar.

LA CANTILEÑA LUGAR PARADICIACO DEL AYER.
Ni sus polvos de lo que fue La Cantileña, ya se venía acabando desde hace muchos años, pero la remató El Stan, se calzó y actualmente aquellas aguas se convirtieron en terrenos baldíos por cierto muy productivos, se hicieron tierras ejidales y lo que hay ahí en tiempo de seca, bastante maíz, calabaza, elote, pepino, chipilín, hierbamora y otros cultivos .

FUENTE DE INGRESO A LA ECONOMÍA LA CANTILEÑA.
En La Cantileña se podía encontrar toda clases de peces, el embarcadero estaba a un lado de lo que hoy es el cantón San Fernando, ahí estaban las canoas con las que se iba a La Cantileña, don Humberto Lazos Vilchis, era uno de los que vivía del otro lado del embarcadero.

Alguien que llegaba de paseo, el primero en recibirlo era don Humberto de oficio pescador, el rancho era de manaca, ellos eran como tres o cuatro hermanos dedicados a la pesca, el mejor pescado se llevaba a Huixtla, como a dos tres pesos la docena de mojarras, pues en el marcado de Huixtla habían dos personas que compraban y vendían pescado, don Gilberto Castellanos y doña Evelia esposa de don Saturnino López. Todos ellos ya finados.

En aquella pampa La Cantileña pescaban gentes de varias comunidades por citar de Las Delicias, de Francisco I. Madero, de Cauhlotal, de La unión y muchas más.

Solo por mencionar a pescadores famosos por la entrega y vocación a sus trabajo. Don Humberto Lazos y sus hermanos, Enrique Lozada López, Ranulfo Torres Lozada y otros. En paz descansen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.