(crónica)
David Ballinas Marín

El trienio  de la administración municipal de 1983-1985, venia presidida por la confrontación entre el candidato del PRI y del PAN y como consecuencia la anulación de parte del congreso estatal del resultado que daba como ganador al candidato del revolucionario institucional.

La decisión de formar un consejo municipal mientras se convocaba a elecciones suponía calmar los ánimos partidistas y por supuesto elegir a una persona con solvencia moral, económica y profesional para administrar al ayuntamiento municipal. Después de 3 meses y con elecciones

Efectuadas con trampas “revolucionarias”. El consejo en función dejo el Poder al Doctor Romeo Calderón Martínez hasta en ese momento apreciado por el pueblo de Huixtla y a un equipo de trabajo “sui generis”.

Como sindico estaba el Sr. Raúl Nazar Grajales y como suplente el C. Jesús Samayoa más conocido como “El Tigre”.  A los primeros meses de la administración la corrupción inicio a aflorar y en un acto de dignidad el Sr. Nazar se inconformo contra el presidente municipal poniéndole en claro su honestidad, transparencia y compromiso con el trabajo encomendado tal como él se imaginaba que debería responder a la ciudadanía huixtleca que lo eligió.

Sin mediar interés alguno en ese momento presento su renuncia, no sin antes darle un susto mayúsculo a Calderón Martínez. Presentándose en la oficina del alcalde lo encaro diciéndole que él no se prestaba a las transas que se cocinaban al amparo del poder administrativo y presidencial, ante ello Calderón Martínez quiso tomarlo como un reclamo para sacar un mayor provecho, lanzándole algo así como “ por cuanto más podía estar de acuerdo” ello exacerbo la paciencia del señor Nazar Grajales que de su cintura saco un revolver y amago al pálido Doctor Calderón que no sentía lo duro si no lo tupido, y le refregaba con palabras que él no se prestaba a sus tracalerías y actos de corrupción y que le diera gracias a Dios que no le disparaba por que valía más una bala que su vida, casi como un guiñapo el galeno vociferaba que no se atrevería hacerlo aunque su “reclamo” apenas audible ante la presión del cañón del revolver sobre su sien.

Por ministerio de ley y  quien debería ocupar el cargo de Síndico Municipal dejado por don Raúl Nazar debería ser el suplente y por supuesto recaía en el C. Jesús Samayoa “El Tigre”.  Quien tomaba posesión para el beneplácito del grupúsculo encabezado por el presidente municipal. De todos los problemas que acarreaba “El Tigre” para desempeñar el puesto había uno que le dificultaba de manera lamentable; el C. Síndico no sabía leer  ni escribir y lógicamente no sabía firmar, pero no hay nada en el mundo que un Presidente Municipal no pueda hacer según su autoestima en los momentos de poder, con “arreglos” e “influencias políticas” ante el congreso y la aceptación del H. Cabildo, el hijo del C. Síndico que no sabía leer ni… tomo las riendas de la sindicatura fungiendo y ejecutando lo que Dios le diera a entender gracias a que el sí sabía leer, escribir y firmar ya que la secundaria la había cursado.

Al año y medio de desgarriate administrativo, político y social el flamante Doctor Calderón “solicito permiso” para “contender” por la diputación local, el “dedazo” de aquellos momentos lo beneficio con “el triunfo” no sin antes dejar preparado junto a su camarilla llamado desde siempre “equipo de trabajo” al personaje que le sucedería como presidente.

Lejos de imaginar que su vida cambiaría el C. Joaquín Trujillo Trujillo regidor municipal y comisionado al rubro de seguridad. Flamantes designaciones cargadas de membrete ya que él vivía en su ranchito en el Ejido Efraín A. Gutiérrez y solo en las quincenas llegaba a cobrar la gratificación que le daban. Recostado en la desgastada hamaca después de una jornada larga de  trabajo y aun con el sudor en el cuerpo por el esfuerzo realizado en la milpa el Ciudadano Joaquín Trujillo tuvo que incorporarse para atender al “enviado” presidencial que en su lujoso automóvil llegaba a darle la buena nueva.

– “Que milagros que vino por acá, a esta su humilde casa”

– Don Joaquincito vine para comunicarle lo siguiente, agárrese no se vaya a caer. Usted es el nuevo presidente municipal- “A que don Jorgito usted siempre con su relajo”

– En serio Don Joaquincito vine a traerlo porque en la noche nos vamos al congreso con sus papeles, prepare su mejor ropita.

A la mañana siguiente el Ciudadano Joaquín Trujillo Trujillo se mudaba de ropa y calzado, en bolsa de nylon escondía su ropa modesta y sus huaraches, estaba “preparado” para que le dieran la constancia por ministerio de ley y se convirtiera en presidente municipal durante año y medio.

Así, las cosas para Huixtla, los absurdos como una trampa para detener el desarrollo económico, social, cultural y educativo. Años perdidos  ante el embate de  personajes grises,  mediocres y corruptos, que como humo han desaparecido o siguen caminando con  sus incapacidades.

3 thoughts on “Un pedazo de los absurdos en Huixtla

  1. lo impuso el pri despues que perdió ozuna borraz contra enrique nagaya, lo impusieron a punta de pistola, si no lo creen preguntenle a nicolas de aquino, comerciante del mercado, le metieron un balazo en una marcha de apoyo un tal de la torre le disparó a la gente, y ninguna autoridad hizo justicia.

  2. En cierta ocasión, el Dr. Romeo Calderón invitó a los niños que habían sacado los primeros lugares de aprovechamiento de la Escuela Primaria “Huixtla” a cenar a su casa….

    Fuimos a cenar ahí en su casa, platicó con nosotros, nos atendió muy bien, éramos unos chicos de 6 a 12 años…..

    No sé si fue un buen o mal gobernante, pues era muy pequeño, lo que sí sé es que fué un buen gesto de su parte…..

    Ahora en la actualidad, ni un presidente municipal se toma la molestia de invitar a niños sobresalientes a comer o cenar a su casa…..

    1. pues como quieres que tengan ese detalle de humildad., de entrada son personas que nada mas les falta rebusnar y que tema de conversacion pueden tener el presidente anterior tuvo el gesto que le puedo llamar calidad humana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.