Liberan 30 millones de moscas estériles para proteger el mango ataulfo

Liberan 30 millones de moscas estériles para proteger el mango ataulfo

• Barrera biológica protege la fruta de exportación.

María José Sánchez/Corresponsal
Tapachula.- Mediante una barrera biológica de 30 millones de moscas de la fruta distribuidas semanalmente en el Soconusco, se reduce el daño al mango ataulfo, afirmó el investigador titular de El Colegio de la Frontera Sur (ECOSUR) Unidad Tapachula, José Pablo Liedo Fernández.

Destacó que hace tres años finalizaron un proyecto de investigación sobre el control biológico para el manejo de las moscas de la fruta y afortunadamente hubo un acercamiento con los productores que también estaban interesados en hacer el manejo de las plagas de una manera diferente, es decir buscar alternativas para ya no depender de los insecticidas.

Dijo que el objetivo fue salir del laboratorio e implementar un programa regional, toda vez que se buscaba manejar la plaga en su totalidad, porque a diferencias de los métodos de control como los insecticidas donde un  productor puede aplicar en su huerta y otro no, en este proyecto es un método integral que se puso en marcha desde 2015.

El investigador manifestó que con las gestiones que han hecho los fruticultores se tienen los recursos y por otro lado el programa Moscas de la Fruta ha acordado suministrarles el material biológico, lo cual fue iniciado con la liberación de 15 millones de moscas estériles semanalmente, en beneficio de una superficie de 15 mil hectáreas.

En este proceso de tres años han visto la dinámica de la plaga y los resultados, han modificado el área a proteger y actualmente cubren 25 mil hectáreas, donde liberan 30 millones de moscas estériles por semana.

Liedo Fernández destacó que no se habla de erradicación de la plaga porque es una región tropical, con una condición de clima que favorece el crecimiento de las poblaciones a lo largo del año, con una diversidad de frutas en donde estas moscas pueden explotar y la estrategia lo que busca es reducir el daño en mango y la liberación de las moscas es una especie de barrera biológica. Las densidades de población de las moscas son bastante altas, en los 200 a 400 metros sobre el nivel del mar es una franja con bastante vegetación, más disponibilidad de frutas, por lo que es ahí donde se liberan las moscas estériles y con ello se busca que se desplacen hacia la zona baja donde se encuentran las huertas de mango y con ello evitar que se agusane la fruta.

La mosca mexicana de la fruta, cuyo nombre científico es Anastrepha Ludens ataca más de 50 especies de frutas, entre ellas naranja, limón, toronja, guayaba, mango, incluso frutas de clima templado como pera, pero con el proyecto de investigación y aplicación de las moscas estériles, también se ha reducido el número de lotes larvados en las empacadoras, lo cual se busca erradicar.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *