Los colores que nos despiertan bien

Los colores que nos despiertan bien

“Marchanta compre la calabacita, el ejote, hierbamora, bien fresquesita para usted”, es uno de los tantos pregones que se escuchan muy de mañana en las calles de Huixtla.

Las pregoneras no obstante las tiendas de autoservicio modernas y su publicidad, sobreviven a pesar de la globalización, para ellas y ellos no hay Facebook, mail, o cel que valga. Todo lo encomiendas a sus dos fuertes pulmones para poder llegar con sus pregones hasta las amas de casa que no quieren o pueden salir al mercado local o tienda.

Por años las bayunqueras como también se les conoce, especialmente las de Tuzantán, han caminado los cientos de kilómetros de las calles de Huixtla. En su cabeza cargan apoyados por un cesto, antes de carrizo ahora de plástico todo lo que usted se pueda imaginar. El mercado sobre rueda más antiguo de México. Las que siempre llevan la verdura fresca y la mejor fruta. Mujeres preferentemente que soportan sobre sus hombros importante peso que cualquier otra persona no podría.

A las bayunqueras se les conoce en tierras oaxaqueñas, según los datos recabados, realizaban su venta a la orilla de las vías justo cuando se acercaba el tren del Pacífico, según cuentan también en ese mismo transporte llegaban a la frontera con Guatemala.

Pero a este personaje se le conoce en la cultura maya, en la mocaya cuando a las orillas del río de Huehuetán, salían al paso de las personas que viajaban hacia Izapa o hacia Palenque, zonas mayas. Llevaban esos habitantes los alimentos que cultivaban para realizar el intercambio con las otras tribus. Especialmente se intercambiaba cacao y pescado a la zona de los altos. Ya se les contaba en aquel primer censo ordenado por un obispo que vivía en Guatemala, cuando Chiapas formaba parte de esa región.

En Huixtla sigue la costumbre de los pregones, de los colores en las cestas ahora modernas, abajo el yagual, o tal vez ya no, porque pasó de moda. Los verdes de la hierbamora, se confunden con el verde de la acelga, el amarillo de los plátanos resalta con el amarillo de la carambola. Así son de multicolores las vendimias y así de tradicionales los anuncios: “traigo tamarindo, pacaya, limón y melón pa la calor marchanta, bien bueno está el mangooooo”. Nota de Margarita Moreno.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *