SEMAFORO: LA ANTESALA AL INFIERNO

CHIAPAS… ¡EN LA ANTESALA AL INFIERNO!
*** EN LA OPINION DE: PRISCILA M. VILLALOBOS MONTES.

Exal Baltazar Juan Avila/APyPM/APM

VERDE.
Quiero empezar en esta ocasión recordando uno de los poemas escritos a nuestro estado: “Canto a Chiapas”, del poeta y escritor Enoch Cancino Casahonda:

Chiapas es en el cosmos // lo que una flor al viento. // Es célula infinita // que sufre, lIora y sangra. // Invisible universo que vibra, ríe y canta.

Chiapas, un día lejano, // y serena y tranquila y transparente, // debió brotar del mar ebrio de espuma o del cósmico vientre de una aurora.

…Y surgió, inadvertida// como un rezo de lluvia entre las hojas, // tenue como la brisa, // tierna como un suspiro; // pero surgió tan honda, // tan real, tan verdadera y tan eterna // como el dolor, que desde siempre riega // su trágica semilla por el mundo.

Desde entonces, Chiapas es en el cosmos // lo que una flor al viento. // Chiapas nació en mi:

con el beso primario en que mi madre // marcó el punto inicial del sentimiento. // Chiapas creció en mí: // con los primeros cuentos de mi abuelo, // en la voz de mi primer amigo, // y en la leyenda de mi primera novia.

Desde entonces, Chiapas es en mi sangre// beso, voz y leyenda. // …Y fue preciso // que el caudal de los años se rompiera // sobre mi triste vida solitaria, // como la espuma en flor, de roca en roca, // para saber que Chiapas no era sólo río, // para saber que Chiapas no era sólo estrella, // brisa, luna, marimba y sortilegio.

Para saber que a veces también era // la indescriptible esencia de una lágrima; // algo así como un grito que se apaga // y un suspiro de fe que se reprime.

(Supe que Chiapas no era sólo el insomnio de la selva // besando la palabra de los vientos // y el río llorando epopeyas // en el torrente de las horas viejas…) // Percibí en ella // una sed insaciable de nuevos horizontes, // una ansia inconfesada de compartir su vieja voz de arrullo // su triste voz // (triste como la imagen del indio // clavada entre la cruz de sus caminos).

…Más supe también que Chiapas era // el callejón aquel donde ladraba el tiempo, // aquel olor a lluvia que cantaba // la santidad de nuestras almas niñas.

Y, supe además, que a ratos era // una fiesta en el barrio, // el aroma infinito de una ofrenda // y una marimba desafiando al aire // profanado de cohetes y campanas. // ¡Chiapas! // he de volver a ti como un suspiro al viento, // como un recuerdo al alma.

He de volver a ti // como el cordero fiel de la leyenda // para ser una nota, que perdida, // vague en la soledad de tus veredas. // Para ser “uno más” entre tus redes, // tejidas con el hilo del incienso // y beber el poema de tus noches // en la leyenda azul de tus marimbas.

Y cuando viejo, solo y abatido // se aproxime el final de mi existencia, // he de besar tu tierra para siempre. // A esa bendita tierra, // que cual ella me hiciera: // con un alma de cruz // y de montaña.

AMARILLO.
Si el gran maestro Enoch Cancino Casahonda, viviera en estos tiempos, de seguro no desearía volver a su amado Chiapas, ni escribiría de esa manera.

Los chiapanecos y sus habitantes de distintas razas debemos de aceptar que en la mayoría de los municipios del estado han dejado de ser aquellos pueblos de provincia en los que reinaba la tranquilidad cuya única preocupación era que la producción del campo agrícola y piscícola no se viera afectada por la escases de lluvia o la llegada de alguna plaga.

La economía local se veía despuntar ante cada ciclo de producción sin importar que fuera fruta, legumbre, verdura, ganado o marisco.

Esos tiempos han pasado a la historia.
Lo actual, ya no es la riqueza de sus tierras, de sus ríos o de su mar como hasta hace algunos años presumíamos: “¡Cualquier semilla que tires en Chiapas, ahí mismo se reproduce!”.

Desde hace muchos años, el productor chiapaneco ha sido engañado con programas de apoyos para el campo… ¡mentira! Todo ha sido un plan fraguado para la nueva conquista, para el más grande saqueo que la historia de nuestro país tenga registrado.

Cuando los españoles conquistaron México, se llevaron grandes cantidades de oro a cambio de unos espejuelos. Muchos nativos sacrificaron sus vidas por defender su territorio. Chiapas no fue la excepción con aquellos indios que con orgullo prefirieron morir lanzándose al rio desde el “Cañón del Sumidero” antes que ser esclavos.

Con el alzamiento de los Zapatistas en el año 1994, nuevamente la muerte de cientos de indígenas ha valido la pena para saquear mercurio de esa zona, entre otras riquezas.

ROJO.
El derramamiento de sangre bien vale la pena para saquear y explotar las diferentes riquezas que existen en el sub suelo chiapaneco.

Minas ilegalmente constituidas en territorio chiapaneco, extraen infinidad de materiales: Escuintla, Cacahoatan, la Barra de San José municipio de Mazatán; son algunos lugares en donde existe la explotación de las riquezas del subsuelo.

Los conflictos con hechos sangrientos no son en realidad de índole político o religioso. Estos son únicamente argumentos para ocultar la verdad.

Sin embargo, todo parece indicar que el proyecto se está saliendo de las manos y hay otros grupos en pugna: narcotráfico y bandas delictivas que han iniciado una guerra por ganar el territorio dejando una estela de muerte y sembrando el terror entre la población.

Las redes de los carteles alcanzaron a los gobiernos estatal y federal. No hay retorno a esa Chiapas del cual se inspiró el maestro escritor y poeta Enoch Cancino.

Chiapas se encuentra… ¡en la antesala al infierno!

SEMÁFORO DESCOMPUESTO.
EN LA OPINION DE: PRISCILA M. VILLALOBOS MONTES.
“EL CRIMEN DE LA BASURA EN TAPACHULA TIENE A LA POBLACIÓN DESCONTENTA CON LOS LÍDERES MUNICIPALES.”

Colonias tapachultecas están en peligro de convertirse en basureros municipales.
Son varias las colonias afectadas por un mal manejo de residuos en la ciudad de Tapachula, Chiapas.

La LEY GENERAL PARA LA PREVENCIÓN Y GESTIÓN INTEGRAL DE LOS RESIDUOS en su Artículo 10 indica que “Los municipios tienen a su cargo las funciones de manejo integral de residuos sólidos urbanos, que consisten en la recolección, traslado, tratamiento, y su disposición final”, es decir, que el departamento de limpia municipal es quien debe encargarse de recolectar los residuos sólidos, en lugar de que cada habitante de ésta ciudad pague a un particular; el mismo artículo en su fracción IV nos habla acerca de las facultades del municipio para tales efectos, con las siguientes palabras: “Prestar, por sí o a través de gestores, el servicio público de manejo integral de residuos sólidos urbanos, observando lo dispuesto por esta Ley y la legislación estatal en la materia”.

Pese a existir un artículo al respecto, los niveles de gobierno no prestan importancia a éstas actividades, se escudan en numerosos pretextos para no llevar a efecto su trabajo y cada habitante de las colonias afectadas puede ver como el camión pasa por unas y otras dejando la suya en total abandono, cuando dichas unidades podrían tomarse un par de minutos para recolectar la basura en toda la zona, pero los mismos operarios del departamento se niegan a realizar éste trabajo y en cambio, exigen en ciertas temporadas a los pobladores su “aguinaldo” o “un apoyo”, cuando ya reciben un salario.

Entre dichas colonias destacan San Isidro y Residencial las Vegas, teniendo ésta última un largo historial de demandas y quejas debidamente presentadas ante nuestros órganos de gobierno, sin respuesta alguna, clara muestra de que el gobierno del cambio no es más que una farsa.

El C. Antonio Armenta, habitante de Residencial las Vegas expresó con respecto al trabajo de los camiones y recolectores de basura, lo siguiente: “Anteriormente pasaba periódicamente una vez a la semana pero dejaron de hacerlo hace aproximadamente 3 años, posteriormente a raíz de que se metieron los escritos e3n el municipio, pasó solamente una vez”, a lo que el Ingeniero Manuel A. Ruiz agregó: “Pasó en la tercera semana de noviembre”, cabe destacar que tal hecho ocurrió el año pasado y ya nos encontramos en marzo de 2019.

Resulta imposible ignorar los cúmulos de basura en las colonias y es fácil observar como personas provenientes de otras partes de la ciudad se suman a ensuciarlas. Estudios sociales han demostrado como un solo descuido puede generar una catástrofe colectiva y aquí el descuido, o mejor dicho, la irresponsabilidad comenzó con el ayuntamiento incapaz de realizar sus funciones.

Denuncias y comentarios: periodistaexal2015@hotmail.com Cel. y Whats 962 10 80 934
Chiapas-México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.