SEMAFORO: LOS SOBREVIVIENTES

LOS SOBREVIVIENTES DEL CAÑÓN DEL SUMIDERO, CHIAPAS

Exal Baltazar Juan Avila/APyPM/APM

VERDE.
En un emotivo desayuno-conferencia, se llevó a cabo la celebración del 58 aniversario de la “Conquista del Cañón del Sumidero” en el estado de Chiapas, un hecho histórico realizado por mexicanos, principalmente chiapanecos, quienes con esta hazaña abrieron la puerta de Chiapas al turismo mundial.

AMARILLO.
¿Por qué la importancia y el atractivo del Cañón del Sumidero?

“El Cañón del sumidero es un formación geológica producida por la acción durante 36 millones de años por el cual corre el rio Grijalva con 300 metros de profundidad y paredes de roca con hasta 100 metros de altura, encallado en la selva chiapaneca, al sureste de México.

El cañón del sumidero se ubica a tan solo 5 km de la ciudad de Tuxtla Gutiérrez, capital del estado (provincia mexicana) de Chiapas. Desde la ciudad de México se encuentra a 846 km y puede llegarse por tierra, con autobuses de salida diaria, o avión a la ciudad de Tuxtla Gutiérrez, donde varias aerolíneas de bajo costo ofrecen su servicio y actividades turísticas como: un recorrido por 32 km del río Grijalba, recorriendo cascadas, caídas de agua, cuevas, formaciones y miradores panorámicos.

Parque eco turístico con tirolesa, cayak, escalada, bicicleta de montaña, fotografía y paseos a caballo. Camping. Recorrido en auto por los 5 miradores.

Adicionalmente, el cañón del sumidero se encuentra entre dos importantes atractivos turísticos del estado de Chiapas, como son su capital y San Cristóbal de las casas, de visita obligatoria.

Además forma parte de las “13 Maravillas naturales de México” y forma parte del escudo de armas del estado de Chiapas por su importancia histórica y natural.

Pero no solo esto, también forma parte de la historia y leyendas del estado de Chiapas como la que habla del suicidio colectivo de los chiapanecas, donde muchos de ellos prefirieron la muerte antes que el sometimiento de los españoles está representada en el escudo del estado.”

“Los documentos desvelan que existieron dos rebeliones sucesivas de los chiapanecas por los años de 1532-1534. Los españoles comandados por el capitán Diego de Mazariegos fueron avisados de la bravura de los chiapanecas, por ello con artillería, caballos y refuerzos tlaxcaltecas, los combatieron. Por su mayor fuerza, fueron replegando a los chiapanecas, según la leyenda, a su ciudad cerca del Peñón de Tepetchía, en el Cañón del Sumidero. La batalla final se habría dado entre las enormes paredes de piedra de este hermoso Cañón. Al verse sitiadas, familias enteras se arrojaron al vacío, saltando desde el Cañón, antes que ser dominados por los españoles.

Se dice que el mismo Diego de Mazariegos al ver esta escena quedó conmovido y cesó el fuego para rescatar a los pocos sobrevivientes. Entonces los últimos chiapanecas fueron llevados a las orillas del Río Grijalva donde habrían fundado un nuevo pueblo, Chiapa de los Indios, el actual Chiapa de Corzo; sus descendientes habrían sido los chiapacorceños. Finalmente esta batalla fue plasmada en el escudo que representa a Chiapas hasta ahora.

Uno de los estudiosos que ahondó en este tema fue el belga Jan de Vos, Premio Chiapas 1986 en Ciencias. Según sus estudios no existió la ciudad que se menciona próxima al Cañón del Sumidero, sin embargo sí ocurrieron distintas batallas en este y hubieron rebeldes que decidieron despeñarse antes que ser sometidos.

Es un hecho que las batallas antes mencionadas se dieron por sublevaciones de los chiapanecas, y que la muerte fue el camino que algunos eligieron, actitud que reviste de valentía la historia de este pueblo.”

Pues bien todo esto dieron origen aquellos 8 hombres que emprendieron la expedición a lo desconocido un 31 de marzo del año 1960, teniendo como punto de partida la localidad de Cahuare, exactamente en el planchón que se ubica abajo del actual puente del municipio de Chiapa de Corzo; y concluyen la travesía de 25 kilómetros, en el municipio de Chicoasen el 8 de abril del mismo año: “8 hombres, 8 días, 8 meses de entrenamiento”.

Jorge Narváez Domínguez, profesor de educación primaria; Rodulfo Castillejos Sánchez, mecánico automotriz y Martín Pérez Chame, empleado público; estos tres originarios de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.

Maximiano Hernández Castillejos, profesor de educación primaria originario de San Fernando, Chiapas.

Eneas Cano Zebadua, periodista, originario de Berriozabal, Chiapas.

Salvador Hernández Castillejos, empleado público, originario de Tecpatan, Chiapas.

Estos seis personajes ya fallecieron, los que aún sobreviven y recibieron reconocimiento son: Ramón Alvarado Zapata, empleado público, originario de Fresnillo, Zacatecas y Navor Vázquez Juárez, empleado particular, originario de Tapilula, Chiapas.

Juntos crearon el grupo “Pañuelo rojo” el cual los ha distinguido desde la conquista hasta hoy en día.

La expedición tuvo un costo de 40 mil pesos. Recibiendo por parte del gobernador de ese entonces, Samuel León Brindis; la cantidad de 5 mil pesos; Enrique Zardaín y Moctezuma Pedrero 1 mil pesos, más 10 mil pesos entre otras personas así también apoyo el general Larriva y Arévalo, jefe de la 31ª. Zona Militar y de la Cámara Junior.

Como siempre hay quien no esté de acuerdo y tenga sus motivos, el Gral. Francisco J. Grajales, les negó su apoyo ya que él lo había intentado antes sin tener éxito.

El diputado Amador Hernández Cruz promovió fuertemente la importancia que revestía dicho acontecimiento, mientras que los locutores Ricardo Palacios y Romeo Pascasio de la radio XEON transmitían diariamente el avance de la expedición.

Antes de partir, a las 6 de la mañana, se llevó a cabo una misa en la iglesia de la virgen de Guadalupe oficiada por el sacerdote Jaime Sánchez.

El 8 de abril fueron recibidos por el mismo gobernador y una multitud de gente que los acompaño hasta el palacio de gobierno al cual fueron subidos en hombros por una veintena de personas que no cesaban en reconocerles la valentía de tan peligrosa empresa.

ROJO.
Lamentablemente con el correr del tiempo y la falta de educación y cultura ecológica, los pobladores cercanos y los turistas han convertido este atractivo turístico en un gran basurero.

Más de 45 mil toneladas de desechos sólidos son arrastrados cada año por las lluvias.

Aproximadamente 15 municipios descargan sus afluentes en el rio Grijalva: Acala, Villaflores, Tuxtla Gutiérrez, Chicoasén, San Fernando, Chiapa de Corzo, San Lucas, Villa Corzo, Venustiano Carranza, Chiapilla, Tecpatán, Osumacinta, Ixtapa, Totolapa y Suchiapa.

Denuncias y comentarios: periodistaexal2015@hotmail.com Cel. y Whats 962 10 80 934
Chiapas-México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *