SEMAFORO: OBESIDAD

OBESIDAD ¿SINONIMO DE RIQUEZA?

Exal Baltazar Juan Avila/APyPM/APM

VERDE.
Hasta finales del siglo 20, la obesidad era considerada como sinónimo de riqueza entre las personas: “¡qué bien te ves!”, “¡Por lo visto te esta hiendo muy bien!”… estas y otras exclamaciones eran comunes entre los amigos y familiares de una persona gorda. Desde luego, la exuberante alimentación era obvia.

El estilo de vida actual ha cambiado la forma en que hacemos las cosas, ha llegado a modificar, incluso, los hábitos alimenticios, no solo de los adultos, sino también de los niños, ¿o crees que la forma en que tu mamá se alimentaba cuando era niña es igual a la de tus hijos o sobrinos ahora?

“No solo han cambiado los alimentos o la forma en la que se preparan, también lo han hecho otros factores como el tiempo de consumo o la compañía durante el mismo. Por ejemplo, antes la gente comía en compañía de los miembros del hogar y era un momento que propiciaba la convivencia; ahora, el 46 por ciento de los niños en edad escolar realiza su comida principal frente al televisor.

El cambio es una constante, y su seguimiento y documentación son necesarios para plantear las tendencias, así como los retos presentes y futuros de la sociedad en temas de seguridad alimentaria, salud pública, sustentabilidad, entre otros.

El segundo de los Objetivos de Desarrollo Sostenible propuestos por la ONU, busca tomar medidas para poner fin al hambre y a todas las formas de malnutrición. La investigación puede jugar un papel muy importante en esta tarea, pues facilita información para desarrollar las herramientas adecuadas y dar solución a dichos problemas.”

AMARILLO.
A propósito de la celebración del “Día Mundial de la Alimentación” que se celebra el día 16 de octubre, quiero destacar quizás al mal habito alimenticio y la exagerada corrupción del mismo gobierno en turno, al permitir indiscriminadamente la promoción y el consumo de muchos alimentos y bebidas que a la postre provoca el crecimiento desmedido del cuerpo humano y enfermedades irreversibles cuyos costos en la salud impactan fuertemente en la economía personal como del país.

ROJO.
En nuestro país, México; y en muchos otros países, los gobiernos han visto en la obesidad la oportunidad de incrementar el índice de pobreza y marginación, además de forma por demás inentendible, la empiezan a llamar: “enfermedad” y surgen con esto infinidad de productos que van desde “quemadores de grasa” hasta “bajar de peso en unos cuantos días”.

“En recientes investigaciones que llevan a cabo la Universidad del Norte de Carolina y el Fondo Nestlé para la Nutrición, ha desarrollado numerosos estudios para entender la dieta del mexicano, sus patrones de alimentación, así como los diversos hábitos de consumo correspondientes a cada etapa de vida.

Entre las investigaciones hechas se encuentran los estudios FITS (Feeding Infant and Tooddlers Study) KNHS (Kids Nutrition and Health Study) y el libro “Qué y cómo comemos los mexicanos”; realizado con estudios basados en información de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición elaborada por el Instituto Nacional de Salud Pública en México.

A través de estos estudios, Nestlé pretende brindar orientación a la población, con el objetivo de cambiar la dieta del mexicano y sus hábitos alimenticios a unos más saludables y apropiados de acuerdo a su edad.

De acuerdo con el libro “el país cuenta con información de consumo que ha sido útil para caracterizar condiciones de pobreza alimentaria y vulnerabilidad, que describe los patrones de consumo en los hogares que cambian con el ingreso, y mostrando cómo el precio de la energía de los alimentos (calorías) ha disminuido”.

¿Cómo es la dieta del mexicano?
El libro explica cómo hace aproximadamente 50 años, la dieta del mexicano se caracterizaba por el consumo de alimentos de origen vegetal, como cereales, frutas y verduras, pero en las últimas décadas comenzó a aparecer el consumo de productos industrializados, comidas rápidas y golosinas, y a aumentar el de leche, carne y huevo.

A continuación te compartimos algunos de los hallazgos más importantes de Nestlé extraídos de los estudios FITS, KNHS y el ENSALUD 2012, que hablan de los patrones dietéticos en el desayuno y refrigerio, el consumo de vegetales, el lugar de consumo, así como el tiempo frente a la pantalla. Porque así es la dieta del mexicano actual.

17% de los niños mexicanos entre 4 y 13 años de edad se saltan el desayuno, una comida fundamental que ofrece la energía que se requiere para las actividades del día.

El 27% de los niños consumen leche en el desayuno. Las recomendaciones mexicanas sugieren el consumo de leche descremada, sin embargo, la mayoría de los niños consumen leche entera.

En niños mayores, la leche entera fue sustituida como refrigerio por bebidas endulzadas como refresco, café o té azucarado.

Los 5 alimentos más consumidos durante el desayuno de niños de 6-13 años son: leche de vaca, pan dulce, tortillas, sándwiches/tortas y cereal de caja.

70% de los niños entre 9-13 años no consume frutas todos los días.
Solo el 30% de los adultos incluye verduras en su dieta diaria

Los niños consumen la mayoría de sus comidas dentro de casa
El lugar de consumo de alimentos fuera de casa más común es la escuela, seguido por los puestos ambulantes

Los alimentos más consumidos fuera de casa son: yogurt, fruta, jugo de fruta y bebidas con azúcar, botanas saladas, pastelitos.

2 de cada 10 niños pasan más de 4 horas frente al televisor.”
La soberanía alimentaria y la seguridad alimentaria en México son afectadas por múltiples factores, principalmente el mercado mundial. La población está creciendo y las tierras de cultivo están siendo utilizadas cada vez más para producir biocombustible, en lugar de producir alimentos para consumo humano. Por otro lado, los acuerdos de libre comercio no han mejorado las condiciones de vida de los campesinos. Por el contrario, se ha generado mayor desigualdad económica y exclusión de la participación en el mercado. Además, los programas de política pública diseñados para contrarrestar los problemas de abastecimiento de alimentos causados por el mercado, no han incluido estrategias de participación social. El presente trabajo analiza la situación actual de la alimentación en México y su precaria situación asociada principalmente al actual sistema económico neoliberal en donde la alimentación hoy en día representa únicamente un gran negocio. ”Hoy en día alcanzar un holgado abasto de alimentos para miles de personas es imposible, los alimentos poco a poco han ido encareciendo, y con ello se ha incrementado la condición de pobreza extrema en países de ingresos medianos y bajos, con cerca de 44 millones de personas en esta condición.

Denuncias y comentarios: periodistaexal2015@hotmail.com Cel. y Whats 962 10 80 934
Chiapas-México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *