SEMAFORO: Olvita Palomeque la Diputada incomoda

¿Y DESPUÉS DE LA PANDEMIA?
*** OLVITA PALOMEQUE LA DIPUTADA INCOMODA.

Exal Baltazar Juan Avila APyPM/APM

VERDE.
Parte de la naturaleza recobro su estado de armonía.

Parte de la flora y fauna que había desaparecido renació de nuevo.
La contaminación disminuyo.
Familiares y amigos distantes se comunicaron.
Tuvimos una alteración en el ritmo de vida así como el de vestir.
El cuidado en la salud se vio incrementado y nuevos hábitos fueron adquiridos de forma voluntaria o forzada.

AMARILLO.
El sobrepeso, uno de los principales cuidados por lo que la gente se preocupaba fue relegado a un cuarto o quinto término, siendo prioritario:

La incertidumbre de una nueva y mortal enfermedad.
Cuidarse del contagio o dudar de él.
Consumo de bebidas calientes y evaporizaciones.
La merma en los ingresos y economía familiar, la incógnita: ¿Qué vamos hacer?
No cabe duda que “la tercer guerra mundial”, como le llamamos algunos a la pandemia del Covid-19, trae como consecuencia muchos cambios algunos dolorosos otros positivos.
Entre esos cambios considero tres prioritarios:
Primero. Un cambio en nuestra alimentación y de ser posible, producir nuestros propios alimentos.

Segundo. Una buena administración de nuestros ingresos económicos. Es decir. No comprar cosas innecesarias y mejorar nuestros hábitos alimenticios.
Tercero. Actualización y uso de la tecnología moderna.

ROJO.
Como toda guerra, la pérdida de vidas humanas, de gente inocente sacrificadas por la ambición de unos cuantos.

Aunque la cifra de muertos a nivel mundial, comparada con otras epidemias es baja, no deja de ser desastrosa.

El no sentir aquel abrazo o apretón de mano, efusivo en muchas ocasiones y en otros lascivos; convierte el saludo en algo frio, indiferente.

Después de esta pandemia pareciera que nos convertiremos en unos seres sin sentimientos, aunque estos últimos indican que se perdieron al entrar al siglo 21. La tecnología nos convirtió en seres sin emociones. Los celulares se convirtieron en inteligentes y los seres humanos en estúpidos.

Muchos negocios cerraron sus puertas al no soportar la carga económica que representan los gastos fijos. Millones de personas quedaron sin empleo. Familiares y amigos no pudieron darles el último adiós a su ser querido.

Ingresar con vida al hospital a un familiar enfermo de cualquier padecimiento y al día siguiente recibir su cuerpo en ceniza es un trauma irreversible que sufrieron varias familias.

SEMÁFORO DESCOMPUESTO.
OLVITA PALOMEQUE LA DIPUTADA INCOMODA.

Olvita Palomeque Pineda es la única diputada local que incomoda a sus homólogos hasta de la misma bancada (MORENA).

Reconocida por los temas relevantes que aborda a través de distintos espacios así como en la tribuna del Congreso de la 67 legislatura del estado de Chiapas, diputada por el distrito VXI con cabecera en su natal Huixtla. Integrante de las comisiones de Desarrollo Rural; de Justicia; Salubridad y Asistencia; entre otras.

Esta mujer de voz imponente y carácter de hierro pero de frágil corazón ante las injusticias, una vez más “pone el dedo en la llaga” al dirigirse al gobernador del estado Rutilio Escandón Cadenas y al secretario de Salud José Manuel Cruz Castellanos para que hagan valer el 4º. Constitucional en el que define como un derecho la “protección a la salud” por lo que la maestra en derecho solicito ampliar a “gratuita y pagada por la Secretaria de Salud” el oxígeno que los pacientes requieran.

Además de apoyar a la población chiapaneca pretende acabar con el criminal abuso en los precios de tanques y rellenado de oxigeno de empresas particulares que muchas veces están relacionados con personal médico de clínicas y hospitales públicos los cuales lucran de forma descarada con el dolor ajeno.

Denuncias y comentarios: Cel. y Whats 961 367 2292
CORREO: periodistaexal2015@hotmail.com
Chiapas – México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.