SEMAFORO: RADIOGRAFIA DEL PLANTON MAGISTERIAL EN TUXTLA GUTIERREZ

Exal Baltazar Juan Avila/APyPM

VERDE.
Hoteles económicos y casa de familiares o amigos se encuentran ocupados la mayor parte del tiempo, dando cabida al familiar, amigo o huésped que por la lucha se encuentra en la capital del estado.

“De lo malo siempre lo bueno” una de mis frases no registrada con derecho de autor, se me ocurre sobre el párrafo anterior ya que representa un incremento en los ingresos para dueños de estos negocios y para el huésped la oportunidad de hacer acto de presencia con los compañeros aunque no se quede a dormir en el campamento.

Para familiares y amigos la oportunidad de convivir con ese ser querido, que posiblemente tenga tiempo de no verse y gracias al problema hoy están cerca.

AMARILLO.
¿Pero por cuanto tiempo durara el gusto y el placer?

Mientras tanto, más de veinte principales calles del centro de la capital del estado de Chiapas, Tuxtla Gutiérrez; permanecen invadidas con carpas multicolores utilizadas por profesores en protesta por la “Reforma educativa” con tintes “laborales”.

Campamentos improvisados equipados, algunos, con estufas de 2 hornillas, lazos atravesando la calle de extremo a extremo con el propósito de que el fuerte viento o la lluvia no derribe las lonas que cubren las 24 horas del día los cuerpos de los profesores que constantemente se rolan las guardias en un ir y venir diario, provenientes de los 122 municipios que componen la identidad.

Tarimas de madera utilizadas para levantar el nivel de las colchonetas de varios tamaños, con lo que libran las corrientes de agua o la mordedura de algún roedor.

Cables eléctricos cruzando vía aérea o terrestre, brindan energía a los distintos aparatos y equipos de comunicación, principalmente radios, celulares y televisiones.

Algún grupo musical entonando canciones de protesta o algunos maestros acompañados de guitarra hacen más amena la lucha y la larga espera, sin faltar los juegos de mesa, las pláticas y comentarios de distintos tópicos.

Jóvenes estudiantes que se unen a las manifestaciones con la esperanza de obtener una plaza, pretendiendo en su momento, usar el derecho ganado a través de la promesa de algún “líder”, y aguantar hambre, sed; corriendo el riesgo de ser apaleado, rociado con gas lacrimógeno o recibir el impacto de un proyectil de goma en cualquier momento por elementos de alguna corporación policiaca.

Comerciantes sufren las pérdidas económicas. Los empleados empiezan a tener atrasos en sus sueldos por la falta de fluidez financiera y las bajas o nulas ventas.

Personas que por necesidad, ajenos completamente al movimiento y de distintas edades; transitan por las arterias invadidas, se exponen a mojarse debido a la entrada de la temporada de huracanes, por lo que algunos manifestantes, se apropian de las banquetas para guarecerse de la lluvia.

Vendedores ambulantes (esquites, elotes, raspados de hielo, nieves, entre otros) y comerciantes con puestos semifijos (venta de quesadillas, tacos, tortas, fruta fresca en bolsita, ropa típica, gorras, y uno que otro merolico) se mesclan entre los manifestantes ofreciendo un paisaje que contrasta con los modernos edificios, la catedral, el parque, el Congreso del Estado, oficinas, negocios establecidos, por mencionar algunos, mesclados en la algarabía que ofrecen cada delegación de maestros pertenecientes a la CNTE que en promedio cada carpa puede albergar hasta diez profesores, cifra que disminuye por la noche para volver a aumentar pasado del medio día, repitiendo el ciclo diariamente.

Mientras en calles y avenidas aledañas profesores deambulan o hacen tiempo en cualquier negocio tipo minisúper en el que pueden disfrutar del aire acondicionado sentados plácidamente en bancos que ofrecen este tipo de negocios mientras saborean algún tipo de bebida acompañada de cualquier pastelillo, galleta o chuchería. Otros aprovechan a desayunar o comer en cualquier cocina económica cercana a los campamentos pero siempre alertas al menor indicio de ataque o provocación por parte de policías o infiltrados. Nunca andan solos, siempre van en parejas o grupos.

Algunos han mostrado su educación y se han organizado en brigadas con escobas y recogedores, manteniendo limpio el lugar que ocupan.

A partir de las 10 de la mañana hasta las 2 o 3 de la tarde, bloquean algunas calles de mayor tráfico vehicular para botear pidiendo el apoyo económico de la ciudadanía, pero más que el dinero lo que persiguen es llamar la atención del gobierno para que sean atendidas sus demandas.

Los víveres y apoyos son muy pocos por no decir… nada.

ROJO.
La guerra de la desinformación sobre este tema, se ha mantenido desde antes que el magisterio se fuera al paro.

Mensajes como: “Manuel Velasco Coello renuncia a la gubernatura”, “5 mil policías federales arriban a Chiapas”, “El gobierno obligara a pagar inscripción a los padres de familia”, “Los libros de texto serán comprados”, “El mantenimiento de las escuelas (agua, luz, teléfono, pintura, pupitres, pizarrones, etc. lo pagaras los padres de familia”, “La educación dejara de ser laica y gratuita”, “La educación se privatizara”, “Atacan policías a gente inocente”, “Niños sufren intoxicación y quemaduras por gas lacrimógeno lanzado por la policía”, “Cruelmente son atacados padres de familia por prepotentes policías”, “El gobierno hace uso de las fuerzas armadas”, “Hoy (mañana ¿?) en “tal” radio se dará a conocer la privatización del servicio de salud que tenemos derecho por lo que dejaran de ser gratis los medicamentos, operaciones quirúrgicas, tratamientos…”; el último mensaje que circula por las redes sociales es “Desde nivel preescolar se enseñara a partir del próximo ciclo escolar; a los niños a aceptar que su compañerito tenga “dos mamas” o “dos papas” enfocándolos a la aceptación del homosexualismo y el lesbianismo como algo natural” etc. etc. etc. etc.

Un panorama económico bastante desalentador se vive en la capital chiapaneca, basta mencionar que hasta las señales de los celulares se han vuelto lentas o se pierden por varios minutos en toda esa zona.

Al final de todo esto es: “los maestros hicieron bien su papel de “defensores de las causas justas” y les harán creer que le “ganaron a papá gobierno” echando la reforma educativa “pa´bajo” y entablaran una mesa de diálogo y de negociaciones en las cuales obtendrán algunos beneficios que celebraran como de costumbre, sintiéndose fortalecidos en su red laboral sin darse cuenta que mientras llamaban la atención por distintos flancos el verdadero pueblo mexicano estaba siendo acribillado con las reformas de Enrique Peña Nieto, que quizás, si dejáramos a un lado nuestro falso patriotismo, pudieran ser muy buenas.

Si los “grandes líderes magisteriales” pensaran realmente en un bienestar para sus agremiados y para los mexicanos, negociarían la privatización a cambio de la suspensión de los sueldos vitalicios de ex presidentes de la república, disminución de senadores y diputados, la devolución del dinero robado por los ex presidentes, disminución de impuestos y el IVA al 10 por ciento, castigo a los corruptos con cárcel o muerte y devolución de lo robado,  cambio total del sistema educativo mediocre a uno de la envergadura de Finlandia, en fin, muchas propuestas que sí beneficiarían a todos.

Pero ¿Caso hay…?

Denuncias y comentarios: periodistaexal2015@hotmail.com  Cel. y Wts. 962 10 80 934
Tapachula, Chiapas, México; 14062016

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.