Sin funcionar el banco de sangre en el hospital regional

Sin funcionar el banco de sangre en el hospital regional

• La Secretaría de Salud nada ha hecho por rehabilitar el banco de sangre.

María José Sánchez/Corresponsal
Tapachula.- Pese a la importancia que representa el banco de sangre en el hospital regional, la Secretaría de Salud nada ha hecho por rehabilitar un espacio para instalarlo y, sobre todo, que cumpla con la Norma Oficial de Salud.

Actualmente y desde hace ya muchos meses, el servicio está vinculado por medio de un convenio con el Centro Estatal de la Transfusión Sanguínea del Banco de Sangre “Domingo Chanona”, de Tuxtla Gutiérrez.

Banco Sangre_4Personal médico del nosocomio dio a conocer que “los beneficios que se obtienen al contar con un banco de sangre en la región son muy importantes y que no los tenemos desde que dejó de existir ese servicio. Entre los más importantes está lo relacionado con las plaquetas, para que nosotros podamos tener plaquetas necesitamos esperar hasta tres o cuatro días; a partir de que nos llega la solicitud del paciente tenemos que hacer todo un proceso de estudiar donadores, mandar muestras a Tuxtla Gutiérrez, esperar resultados, checar nuevamente a los donadores,  extraerlos para poder entregar, lo cual representa una pérdida de tiempo para los pacientes que están en espera, porque la mayoría de las ocasiones el enfermo lo requiere inmediatamente, entonces si contáramos con el banco de sangre acortaríamos todo este procedimiento a un solo día”.

Hay una demanda importante de plasma, donde lo preocupante para el personal médico, de enfermería y sobre todo para el área del Servicio de Transfusión y del Puesto de Sangrado del Hospital General Tapachula es que no cuentan con el stock ni el acondicionamiento de plasma desde hace tres años.

Todo el plasma que se extrae de la sangre de todos los puestos periféricos o puestos de sangrado, se concentra a Tuxtla Gutiérrez, pero para que pueda ser utilizado se tiene que extraer o separar de la sangre antes de seis horas, es decir que todo el plasma de la sangre cuando llega a Tuxtla Gutiérrez ya no se puede utilizar, se pierde, “entonces de todos los puestos que estamos mandando sangre lo único que se recupera son los glóbulos rojos, todo el plasma se desecha, solo desde el hospital regional mensualmente, en promedio, se están enviando entre 300 a 400 unidades, son 300 a 400 unidades de plasma que no se utilizan, cuando que existe una gran demanda de plasma no solamente aquí en Tapachula, sino que en todo el estado”.

En el Servicio de Transfusión y del Puesto de Sangrado del Hospital General Tapachula se dio a conocer que “necesito en promedio 5 unidades de plasma dos veces por semana y me mandan diez o a veces no me mandan nada, entonces, si existiera un banco de sangre aquí, podríamos fraccionar la sangre inmediatamente y tener un stock suficiente de plasma”.

La vigencia de la sangre

El otro beneficio de contar con un banco de sangre es la vigencia de las unidades de sangre. Cuando se extrae una unidad de sangre tiene una vigencia de 42 días al tratamiento actual, “si lo mandamos a Tuxtla Gutiérrez, lo estudian, lo guardan y nos mandan unidades que ya nada más tienen entre siete y 15 días de vigencia, se pierde mucho tiempo en la ida y venida, a veces nos mandan unidades que ya están próximas a caducar. En diciembre de hace dos años tuvimos unidades que tenían cinco días de vigencia, solo llegaron nada más a caducarse, entonces se pierden muchas unidades por caducidad, por todo el enlace que hay que hacer, nos mandan unidades que están muy viejas”.

Se explicó que hay pacientes que requieren de sangre fresca, por ejemplo para hacerle cambio sanguíneo a los niños, pacientes que tienen insuficiencia renal y requieren sangre que esté muy fresca.

Hay mucha demanda de sangre

En el hospital regional no dan ya un servicio de banco de sangre a toda la comunidad, hay instituciones oficiales como ISSSTE, ISSTECH, que no tienen banco de sangre y no tienen un convenio y tienen mucha necesidad de sangre, incluso todos los sanatorios privados, no tienen banco de sangre, no tienen un stock, no tienen donadores, no tienen en existencia o el recurso económico no alcanza para los costos que ellos tienen, lo cual les representa un problema y también representa un problema para la Secretaría de Salud, a través del hospital regional porque constantemente están llegando solicitudes de sangre y no se las pueden proporcionar porque no hay stock y la sangre que obtienen es un servicio exclusivo para el hospital.

Los grupos sanguíneos

El 60% de la población es O positivo; el 24% A positivo; 10% B positivo, el O negativo representa el 3%, A negativo con el 1%, AB positivo 1%, B negativo 0.5% y el AB negativo 0.5%. Los grupos más difíciles son los más escasos, aunque tampoco son los más solicitados. Tiene una gran importancia el O negativo porque se considera que es el donador universal, toda vez que le puede ser transfundido a cualquier persona, independientemente del grupo que sea, es el que salva vida. “Si nos llega un paciente que no sabe su tipo de sangre, solo con que soliciten glóbulos rojos O negativo, son los glóbulos rojos que le podemos transfundir”, se explicó.

Los glóbulos rojos son los que se utilizan para las hemorragias, cuando el paciente tiene problemas de coagulación, utilizan plasma, cuando tiene déficit de plaquetas, le transfunden concentrados plaquetarios de aparatos estándar o aféresis, dependiendo de la cantidad de plaquetas que requiere el paciente.

La sangre no se vende

La sangre no tiene un costo, no se vende en ningún lado; la gente interpreta mal cuando le dicen que hay cuotas de recuperación, las cuales tienen que ver más que nada por los costos de los insumos, ya que la sangre tiene que ser sometida a varios procesos, desde la selección del donador, examen médico, análisis de laboratorio para determinar su grupo sanguíneo, RH y todas las pruebas para investigar enfermedades que puedan ser transmitidas por la sangre, entre ellas sida, sífilis, hepatitis B, hepatitis C, brucelosis, chagas, paludismo, aunque esta última tiene baja incidencia en la región.

En otros hospitales, en otros países, en otros estados de la república hay otras pruebas que tienen que ver con la incidencia en su región. Todas esas pruebas tienen un costo, los cuales varían dependiendo del tipo de equipo o de insumos que se utilicen. Hay bancos de sangre que están cobrando por estas pruebas 2000 pesos, otros 1,500 pesos.

El hospital regional toda la sangre la manda a estudiar a Tuxtla Gutiérrez y pasa por procesos de certificación con equipos de la más alta tecnología.

Se informó que por cada unidad de sangre que analizan los costos están en alrededor de los tres mil pesos, eso es lo que gasta la Secretaría de Salud por cada unidad que se envía a los servicios de transfusión, tiene  costos muchos más altos porque tienen que tener infraestructura, equipos y todo el proceso de control de calidad.

Tabuladores no se han actualizado

La Secretaría de Salud no cobra estos costos, pero sí se tienen cuotas de recuperación, lo que marca el tabulador, que no se ha actualizado desde hace más de diez años.

A las personas que solicitan una unidad de sangre y que tienen pacientes en el hospital, se les piden dos donadores y no hacen ningún pago, y si tienen Seguro Popular no pagan nada, más que sus dos donaciones, y en el caso de las personas que no pueden cubrir las donaciones de sangre, entonces sí tienen que pagar las cuotas de recuperación que marca el nivel tres que equivale a 723 pesos por unidad, la prueba cruzada tiene un costo de 165 pesos en el nivel tres, para la gente que no tiene Seguro Popular y que no ha hecho donaciones, entonces paga una cuota de recuperación simbólica.

En el caso de las personas que no son pacientes del hospital y que se llevan alguna unidad de sangre por una emergencia y que piden apoyo a la dirección del hospital, tienen que pagar el nivel seis más el cincuenta por ciento que marca la normatividad, tienen un costo de 1,661 pesos, independientemente de que tienen que hacer sus donaciones.

El hospital cobra por el procedimiento de Aféresis, porque lo más costoso es el equipo, porque el equipo que utiliza la máquina es desechable que tiene un costo de alrededor de 3,900 pesos, adquiridos por la Secretaría de Salud y como no están incluidos en el Seguro Popular, entonces la gente lo tiene que pagar, tanto los pacientes internos o los de fuera. A los pacientes que son del programa de Hematología, la Casa de la Amistad les dona el equipo, solo tienen que llevar a su donador y no pagan absolutamente nada, lo cual ha sido de gran apoyo para ellos porque son costos altos.

Enfermedades que se detectan en los estudios

La sífilis es la enfermedad que se detecta con mayor frecuencia, seguido de VIH, hepatitis B y C, brucelosis, chagas, paludismo no ha habido, pero por ser zona palúdica se tiene que hacer porque la norma lo establece, aunque no se ha detectado ningún caso en donadores de sangre.

En otros países se investiga por ejemplo la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob (ECJ), mejor conocida como “vacas locas”; el virus psicotrópico humano que hay una forma como de linfoma.

Otros derivados de la sangre

La sangre se fracciona en sus componentes y el más importante son los glóbulos rojos, entonces hacen concentrado de glóbulos rojos, el plasma y las plaquetas, que se pueden utilizar así: paquete globular, plasma y concentrados plaquetarios. El plasma puede ser fraccionado en otros derivados, que se llaman hemoderivados, entre los que está la proteína, albúmina humana, que se utiliza para los pacientes nefrópatas, renales, también se pueden obtener todos los factores de coagulación, como factor 8, factor 9, que son específicamente los bioclasificados y los preparan también a través del plasma.

Cuántas unidades se utilizan mensualmente en el hospital

De acuerdo con la estadística, en el hospital regional en promedio han transfundido más de 200 unidades de glóbulos rojos mensualmente, diez aféresis de plaquetas mensuales y 90 plasmas frescos, y ante el aumento de la población, se cree que van aumentar las necesidades en un diez por ciento, dependiendo del servicio que tenga el hospital, pero siempre ha ido creciendo en promedio un diez por ciento de manera mensual la demanda de servicios.

Utilizan la mayor cantidad de unidades de sangre cuando hay algún paciente que sufrió un accidente automovilístico grave, entre ellas un choque. Más o menos un paciente de trauma, que se viene desangrando, que tiene trauma toráxico, trauma abdominal, puede requerir entre dos y ocho unidades de sangre en ese momento, cuando llega grave.

Las mujeres que llegan a dar a luz o que tuvieron un mal parto en su domicilio, que van en shock por hemorragia, se les han transfundido, mínimo dos, hasta ocho unidades; las mujeres que llegan con un embarazo ectópico, cuando el bebé se formó fuera de la matriz, cuando revienta pueden tener adentro dos-tres litros de sangre, y esas pacientes utilizan de seis a ocho unidades de sangre para poderlas estabilizar.

Qué paciente necesita una transfusión

La norma dice que la transfusión solamente se indica en pacientes que no pueden ser manejados con ninguna otra alternativa. Por ejemplo, cualquier persona que tiene un sangrado y las opciones de tratamiento es operarlo, medicamentos, vitaminas, antibióticos; cuando el paciente llega tiene a lo mejor opciones: este señor tiene anemia, le vamos a poner vitaminas, este señor tiene problemas en la coagulación, pero si mejoramos esto que está en su dieta a lo mejor no requiere de la transfusión.

Entonces la transfusión solamente se indica en pacientes que tienen en peligro su vida y que no hay otra forma de resolver su problema de salud más que con la sangre. Se vigila que todas las solicitudes realmente justifiquen que no hay forma de resolverlo con otro tratamiento, y se trata de    además de que no le pongan sangre porque lo ven pálido

Urge contar con banco de sangre

Se trató de localizar al director del Hospital General Tapachula, Miguel Ángel Barrios Andaluz, para conocer su opinión respecto a la problemática que representa no contar con un banco de sangre, pero durante las veces que se le buscó no estuvo en su oficina, según explicó su recepcionista.

Tampoco se pudo saber si ha implementado alguna campaña para captar donadores voluntarios o si ha hecho gestiones ante la Secretaría de Salud para que en el nosocomio se cuente con ese importante servicio que tanta falta hace a la población.

Fotos: Banco Sangre




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *