Velasco, ERA, Albores y Congreso en problemas

Velasco, ERA, Albores y Congreso en problemas

* El pueblo ordenó y ellos deben obedecer

Por Margarita Moreno Soto
Quien tuvo la idea de mandar a Huixtla a personas para iniciar los saqueos, logró su cometido: el pueblo se está manifestando.

Pero ahora no sólo contra la negligencia de un alcalde, también contra los mandos del Estado, a quien le reprochan que tenga al municipio de Huixtla en esta situación. Al problema del gasolinazo que no se le atendió con prontitud en la costa, Manuel Velasco le suma ahora aparte del rechazo a las alzas en la gasolina, la situación política que deberá atender y pronto porque esto corre riesgo que se copie en otros municipios.

Mientras el gobernador dice que el pasaje no subirá, en la costa muchos transportistas le han incrementado el precio a sus corridas. O sea que la palabra del gobernador y del propio Peña Nieto con su pacto económico no vale. ¿Qué queda? Obedecer el mandato del pueblo y empezar atender pero ya los problemas.

La renuncia de autoridades municipales en Huixtla nos vuelve a los tiempos del 2014 cuando con Gustavo Cueto se dio ese mismo malestar, sólo que ahora las manifestaciones de encono por parte del pueblo son más fuertes, más generalizadas, hay detrás de esto una afrenta muy grave contra los ciudadanos al haberlos dejado a merced de los vándalos. Entonces, Roberto Albores, líder del PRI deberá atender el reclamo del pueblo hacia su regidor; ERA deberá dejar de proteger al presidente de Huixtla y establecer el Estado de Derecho que se perdió. Manuel Velasco debe acatar lo que el pueblo le exige porque se corre el riesgo que sea el pueblo el que tome el mando del municipio. La sociedad está organizada, ella procura su seguridad, ella toma la rienda del municipio en las calles, y tendrá que también que asumir la administración de Huixtla ante la pasividad del Congreso de Chiapas y del gobernador. Así pasa en Cherán Michoacán, ¿será Huixtla el otro Cherán? A qué le teme el Congreso para ordenar el concejo municipal
si en Huixtla está plenamente demostrado que no hay autoridad, después de los ataques del 5 de enero.

Así de fácil, le picaron la cresta al pueblo con la desatinada idea de meterle miedo a los ciudadanos y lograron otro efecto, porque hoy más que nunca están llenos de valor, valor para defender su futuro, valor para enfrentarse a los gobiernos corruptos y para tumbar órdenes ante todo injustas como el gasolinazo que ordenó la clase política.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *