En el limbo o en la estación de ferrocarril
(Cuento)
David Ballinas Marín

El ruido agudo y estrepitoso del ferrocarril me despertó, no he querido pararme y con esfuerzo he abierto los ojos y veo la oscuridad de la noche o de la madrugada. Un fuerte frió sacude mi  cuerpo. Por desgracia mi pantalón viejo de mezclilla y el cartón donde estoy echado están mojados. Presumo que estoy orinado. Palpo con mi dedo meñique que mis fosas nasales están atiborradas de moco y me dificulta respirar. A ciencia cierta no sé  dónde estoy, probablemente en una estación de ferrocarril, pero no puedo poner en orden mis pensamientos. No recuerdo bien de dónde vengo y me he olvidado si me dedico  algún oficio; si soy albañil, arquitecto, licenciado, maestro, doctor o campesino. Se me fue la onda como comúnmente se dice, el temor que tengo es  saber si estoy vivo si tengo familia, hogar y amigos o si estoy muerto y mi espíritu este vagando por estos lugares horribles y sucios.

Justo en frente de mi pasan los vagones del tren, diviso tenuemente varias siluetas paradas de hombres y mujeres dibujadas en la oscuridad, aferradas a la parte exterior de cada vagón. El sonido de los hierros que van pasando pareciera temblor o tempestades en tiempo de lluvia, más bien creo que son olas de la mar y este airecito que siento es como  la brisa que me adormece…

“salud compadre, otras dos y nos vamos, es solo pa quitarse la sed, al cabo que es fin de semana y  dígame usted a quien ofendemos que cada sabadito nos echemos nuestro traguito, y más si es aquí en el mar”

“No me salgas con pendejadas, el trago lo bebo yo, no él me bebe a mí…”  “… tu bien sabes que yo no necesito de ayuda y menos de otros que  fueron briagos como yo”

“Si se avergüenzan de mí, pues ni modos o me voy yo o ustedes se van a la chingada”

“Diles a los chavos que no llegare temprano, voy con unos cuates… oye ¿no tengo derecho a divertirme? … no me jodas siempre la misma chin…”

“Mucho gusto soy el Sr. Blasco y pretendo establecer otro negocio… si de la misma línea comercial, claro usted sabe que ello representa cierto capital… por supuesto antes del plazo que usted me dé, estaré liquidando… gracias por su confianza, hasta luego y que pase un buen fin de semana”

_  ¡Órale cabrones ! ni con este pinche sol no se levantan, que creen que es hotel de siete estrellas o que chingaos, ¡levántense! . ¡Vamos cabrón arriba!  ¡uta! Este parece que se cago. ¡ No hombre hiede a perro muerto !

Tengo demasiado frió y quizá por eso estoy entumido y no puedo levantarme. Hay demasiada oscuridad todavía y el tren aún falta para que pase…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.